Psicoterapia Humanista. Origen, principales autores y práxis

Por Psicólogo Barcelona.

Psicoterapia humanista. En este artículo podrás hacer un recorrido por la psicoterapia humanista en el conocerás sus orígenes, referentes y práctica clínica.
Ilustración cortesía de @manuelarosellobeheran

Entre las muchas terapias psicológicas que existen y, de las muchas maneras que hay de tratar procesos personales, uno de los enfoques más usados y reconocidos en la actualidad, es el modelo de la terapia humanista, también conocida como la psicoterapia humanista.

Los orígenes de este enfoque terapéutico resultan paralelos a las denominadas como primera y segunda fuerza (las psicoterapias contemporáneas del psicoanálisis y del conductismo), pero también nace como contraposición ante dichos enfoques. Más adelante conoceremos como se originó este método terapéutico, pero podemos señalar que la visión principal del mismo es considerar al ser humano como un ser libre, creativo y bueno por naturaleza, y que son los factores externos lo que lo corrompen. Algo que recuerda mucho a la filosofía de Rousseau, para aquellos que son amantes de la madre de todas las ciencias.

Sin embargo, la psicoterapia humanista tiene mucho más para profundizar y que ofrecer en el consultorio. Es cuestionada constantemente por ser un enfoque “color de rosa” y limitado en algunos aspectos, como su aplicación en la clínica patológica. Pero a continuación conoceremos brevemente lo que esta psicoterapia puede ofrecer en la práctica.

¿Qué es la Psicoterapia Humanista?

Esta psicoterapia, se enfoca en tratar el malestar de los pacientes desde sí mismos, teniendo un enfoque individual. Que comprenda lo que le hace mal, lo que es tóxico para sí mismo y lo mucho que puede cambiar tomando consciencia de sus acciones y cambiando las que son nocivas para su salud, su crecimiento personal y su calidad de vida.

Es por eso que la psicoterapia humanista, a pesar de que es una de las más cuestionadas, se ha vuelto una de las más utilizadas y practicadas por profesionales de la salud mental. Siendo un enfoque que se contrapone al mecanicismo del conductismo y al psicoanálisis ortodoxo, que son las otras dos corrientes terapéuticas que también son predominantes hasta hoy en día.

Cuestiona al mismo tiempo los términos comunes referidos a la terapia, comenzando por otorgarle una posición menos pasiva al usualmente denominado “paciente”, dándole un papel activo dentro de su proceso psicológico con el nombre de “cliente”.

¿Qué es la psicoterapia humanísitica?
La psicoterapia humanista trata el malestar de los pacientes desde un enfoque individual.

Origen de la psicoterapia humanista

File:Carl Rogers.jpg - Wikimedia Commons
Carl Rogers

Lo primero que debemos de tomar en cuenta es que esta terapia psicológica crece a través de las ideas de Carl Rogers. Un hombre que empezó siendo agricultor, que después se interesó por la teología y la filos y que acabó postulándose como uno de los grandes precursores de la psicología humanista. Esta terapia, formó parte de diversas teorías y más allá de eso, fue de boca en boca, como una novedad entre los años 50 y 60 del siglo XX. En ese entonces, se basaba en filosofías humanistas y pretendía nacer a causa de la insatisfacción que sintió la población frente de los conflictos de la Guerra Fría, y como reacción ante las corrientes terapéuticas que coexistían en dicho momento. El psicoanálisis y el conductismo.  

Así es, el movimiento originado en los años 60 conocido como la contra-cultura, caracterizado por un enfoque holístico del ser humano y la divulgación de la paz. Y a su vez basado en los pensamientos y planteamiento de filósofos como Rousseau. También contagió a la psicología, disciplina que estaba en búsqueda de la comprensión de los conflictos del momento.  

Principales referentes

El humanismo se fundamenta en el pensamiento de gran diversidad de autores pertenecientes a distintas corrientes. Nombres como Fritz Perls, Erich Fromm, Kurt Goldstein, Karen Horney, Gordon Allport, entre otros… pero sin duda alguna, dos profesionales son los que más destacan en esta corriente psicológica. 

Uno de ellos ya lo hemos mencionado anteriormente, Carl Rogers. Planteando su enfoque terapéutico centrado en la persona.

 No podemos cambiar, no podemos alejarnos de lo que somos hasta que aceptamos lo que somos. Entonces el cambio parece llegar casi desapercibido

Carl Rogers. psicólogo estadounidense, iniciador, junto a Abraham Maslow, del enfoque humanista en psicología, (1902-1987).

Enfoque, que para el momento en el que se desencadenó era necesario, ya que, en el entorno las personas y los individuos pedían un cambio y lo exigían. Había una ansiedad en el ambiente, y una necesidad de auto-descubrimiento que ninguna corriente que no se enfocara en el individuo podría hacerlo.

De esta manera, este enfoque se resalta precisamente por lo que anteriormente se había mencionado de enfatizar sobre una nueva visión del “paciente”, denominándolo “cliente”, en un intento de colocarlo en una posición más activa, más responsable y con más libertad dentro de su proceso psicológico, siendo la parte de la relación terapéutica que más peso lleva. Entonces, dicha relación se caracteriza por la presencia de la empatía, aceptación, consideración y del dialogo sincero y constructivo entre ambas partes.

Por otro lado, las necesidades son fundamentales dentro del humanismo. El área de las necesidades, hablemos de ese otro exponente principal del humanismo, Abraham Maslow. Creador de la pirámide de necesidades básicas del ser humano, más conocida como la pirámide de Maslow.

pirámide de las necesidades. Abraham Maslow
Pirámide de las necesidades de Abraham Maslow

La pirámide de Maslow, hoy en día sigue siendo una herramienta fundamental para los psicólogos en general. Y más allá de ello, se ha convertido en una de las estrategias de muchas empresas e industrias, para que sus empleados conozcan sus necesidades y como eso puede traducirse en la productividad de la empresa.

Estos autores se basaron en los seres humanos y enfocaron todas sus teorías en la satisfacción y reconocimiento propio del mismo.

La psicoterapia humanista en su práctica

En este tipo de terapia se trata al paciente como a un cliente, al que el terapeuta ayudará a conocerse a sí mismo. Por lo tanto, el paciente abandona una posición pasiva, como en otros modelos terapéuticos, para ser un personaje activo. Entonces, el terapeuta debe de tratar ser lo más empático posible, esto es lo primero que hay que poner en práctica.

Sin embargo, el terapeuta, dirigirá al paciente en un proceso de cambios que generará él mismo con su dirección. Estos cambios empiezan generalmente con algunas herramientas hacen que el paciente tenga consciencia de lo que pasa a su alrededor.

  • EL AQUÍ Y EL AHORA: Los terapeutas se enfocarán en que el paciente, se centre en lo que está pasando en este preciso momento. Consideran que, si el paciente está enfocado en lo que quedó atrás, no podrá hallar el camino correcto para salir de sus conflictos. Este punto, en la psicoterapia, se puede decir que es el más difícil, porque los pacientes, la mayoría de las veces se niegan a dejar de lado momentáneamente su pasado, como también rechazan el dejar de fantasear con el futuro. Y es por esto mismo, que la psicoterapia humanista se centra en enseñarle a su cliente que el momento es lo que importa, el presente, el darse cuenta de lo que te rodea es lo principal.
  • DARSE CUENTA: En esta etapa es en la que, en conjunto con el terapeuta, el cliente se percata de lo que está sucediendo, sabe lo que está pasando en su vida. El humanismo hipotetiza que el paciente está absorto en el pasado y el futuro le ha eclipsado al punto de ser pesimista y negativo. Cosa que difiere de la corriente humanista, más inclinada hacia el positivismo.
  • AUTODESCUBRIMIENTO: Esta es la etapa final, en la que el cliente, se empieza a inspeccionar a sí mismo, analizando cada una de sus acciones y cada uno de sus pensamientos. Se podría decir que este es el final del largo camino de proceso de cambio.
La práctica en la psicoterapia humanista
El humanismo hipotetiza que el paciente está absorto en el pasado y el futuro le ha eclipsado al punto de ser pesimista y negativo.

Esta, es solo una de las maneras de practicar la psicoterapia humanista. Ya que, desde luego cada psicoterapeuta tiene su manera de aplicar la terapia, aunque se rigen por técnicas y herramientas similares, las formas en las que las aplican, son diferentes.

No obstante, si quieres ir a un psicólogo te animo a que investigues un poco sobre su orientación para que tengas una idea sobre qué tipo de psicoterapia consideras pueda ir contigo.

Referencias bibliográficas

María de los Ángeles López Ortega (2009) La psicoterapia humanista. Revista psicología.com

Avatar
Licenciado en Psicología, Máster en Psicopatología Clínica por la Universidad Ramón Llull, Máster en Mediación Comunitaria por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster en Intervención Psicosocial por la Universidad de Barcelona. Actualmente compagina la psicoterapia de adultos en su consulta privada con la docencia en el Máster de Practica Clínica Online de la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitiva-Conductual (AEPCCC).

© Psicòleg Barcelona 2020