Los problemas psicológicos más comunes en la adultez

Problemas psicológicos más comunes en la adultez

Por Psicólogo Barcelona.

Hoy en día gran parte de la población se enfrenta a algún problema psicológico en un momento u otro de su vida. Esta condición supone un obstáculo para tirar adelante con total funcionalidad en al menos algún aspecto de nuestras vidas, lo que nos puede dejar en una situación de vulnerabilidad e insatisfacción.

Si bien puede ser algo transitorio, en algunos casos puede ser el inicio de algún trastorno psicológico serio para los adultos. No debemos permitir que estas situaciones nos superen y dejar que nuestro funcionamiento deje de estar en nuestras propias manos. Afortunadamente, los psicólogos pueden proporcionarnos ayuda para reconducir nuestro destino.

Los 5 tipos de problemas psicológicos más comunes en la edad adulta

Los datos estadísticos reflejan que al menos una de cada tres personas sufren algún trastorno mental a lo largo de su vida. No hay duda de que los ciertos problemas psicopatológicos pueden desencadenar en psicopatologías más severas si no se resuelven adecuadamente.

La población es cada vez más consciente de ello, y el interés por identificar de forma temprana este tipo de problemas psicológicos es cada vez mayor. Para tener más conocimiento de este asunto, a continuación veremos los problemas psicológicos más comunes en la adultez.

Trastornos del estado del ánimo

1. Trastornos del estado de ánimo

Todo el mundo está triste, irritable o de mal humor de vez en cuando, pero hay personas que tienen un estado emocional más alterado de lo normal. Se calcula que una de cada diez personas adultas tiene un trastorno del estado del ánimo, siento la depresión y el trastorno bipolar los problemas psicológicos más prevalentes.

El trastorno depresivo se caracteriza por los sentimientos de desesperación que sienten las personas que lo sufren. Esta psicopatología afecta mucho a la capacidad de actuar de la persona, siendo recurrentes los pensamientos que abocan a la decepción y la frustración.

Por otro lado, el trastorno bipolar se caracteriza por tener unos estados de ánimo muy exagerados, que alternan momentos de gran depresión con otros de gran exaltación. No se trata, pues, de meros cambios de humor, sino de una inestabilidad emocional que puede causar grandes problemas en la experiencia vital de quien padece esta afectación psicológica.

2. Trastornos de la ansiedad

En este tipo de trastornos psicológicos la angustia se apodera quien los padece. El estrés por el miedo o la incertidumbre llega a dominar a la persona de tal manera que acaba afectando a su día a día (trabajo, familia, relaciones sociales, etc.).

Una de las manifestaciones son los ataques de pánico. Se trata de apariciones repentinas de una sensación muy intensa de terror que pueden hacer dudar por la integridad física de la persona. Se produce mucha somatización, es decir, síntomas físicos tales como la falta de aire, palpitaciones, sudor, etc.

El peso de la ansiedad es mayor que el del mal que la provoca.

Daniel Defoe en “Robinson Crusoe”.

Los trastornos fóbicos también producen una serie de afectaciones relacionadas. Pueden tratarse de miedos irracionales a objetos o animales como por ejemplo cuchillos o serpientes, pero también existen fobias más complejas. Por ejemplo, quien sufre fobia social siente una ansiedad extrema a la hora de interactuar con otros seres humanos en determinados contextos.

El trastorno obsesivo-compulsivo también pertenece al grupo de los problemas psicológicos clasificados como trastornos de la ansiedad. Quien padece este trastorno sufre mucha angustia y estrés debido a sus pensamientos obsesivos. Para tener control sobre las situaciones de su vida diaria según estos pensamientos, la persona puede desarrollar una serie de rituales para mitigar la fuente de estrés. Un ejemplo es el miedo a contaminarse o infectarse al tocar ciertos objetos.

trastornos de la conducta alimentaria

3. Trastornos de la conducta alimentaria

Hay personas que desarrollan pensamientos y conductas disfuncionales con la comida. Este tipo de trastornos generan mucho malestar psicológico, pero también pueden acarrear repercusiones a nivel físico. Estas pueden comprometer la salud o incluso la integridad física de la persona.

La anorexia nerviosa es seguramente el caso más conocido de este grupo de trastornos. Quienes sufren este trastorno has desarrollado un problema psicológico en relación a su imagen corporal, la cual perciben de forma distorsionada. Comen menos cantidad, restringen ciertos alimentos o incluso hacen mucho ejercicio para adelgazar. El perfil de este tipo de personas es generalmente de tipo obsesivo, guardando relación con el caso que hemos visto en el grupo de trastornos anterior.

Existen otros trastornos relacionados con la comida. Por ejemplo, en la bulimia nerviosa la persona puede privarse de comida durante horas para luego acabar dándose atracones de comida desmesurados. Maniobras para luego tratar de deshacerse de todo lo comido puede ser el vómito o incluso los laxantes.

4. Trastornos psicóticos

Este tipo de problemas psicológicos son difíciles para quienes lo padecen y para los que están a su alrededor, ya que básicamente hacen que la persona pierda el contacto con la realidad. Estas personas sufren falsas creencias a través de los delirios y falsas percepciones a través de las alucinaciones. Sin duda los delirios y las alucinaciones son dos de los síntomas más representativos, los cuales pueden manifestarse de forma combinada o solamente uno de los dos.

Los trastornos delirantes y la esquizofrenia son los dos trastornos psicóticos más representativos. El primero se caracteriza por desarrollar algún delirio en una parcela de la vida de la persona que poco a poco va afectando al resto de su vida. Su conducta acaba siendo muy condicionada, pero aún más sucede en el caso de la esquizofrenia. Puede ser especialmente grave este último, ya que diversas alucinaciones pueden perturbar y mermar mucho la calidad de vida de la persona afectada.

5. Trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad son un tipo de problema psicológico que sufre un número significativo de adultos. Típicamente se empieza a desarrollar este problema psicológico en la adolescencia o al principio de la edad adulta.

Una vez se establece como trastorno, se puede describir como una fuerte incapacidad de adaptación al entorno y una rigidez en una manera de actuar que resulta muy disfuncional. Hay diferentes trastornos que representan este tipo de psicopatologías.

Por ejemplo, las personas que sufren trastorno límite de la personalidad sufren por su falta de personalidad. Sufren ansiedad debido a su carácter dubitativo y su falta de capacidad para controlar sus emociones extremas. Esto irremediablemente acostumbra a acabar desencadenando un deterioramiento de sus relaciones sociales, pues resulta muy difícil convivir con ellas. La autoestima se puede ver muy dañada en estos casos.

Avatar
Licenciado en Psicología, Máster en Psicopatología Clínica por la Universidad Ramón Llull, Máster en Mediación Comunitaria por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster en Intervención Psicosocial por la Universidad de Barcelona. Actualmente compagina la psicoterapia de adultos en su consulta privada con la docencia en el Máster de Practica Clínica Online de la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitiva-Conductual (AEPCCC).
© Psicólogo Barcelona 2019