5 consejos para el cuidado de tu bebé

Por Psicólogo Barcelona.

cuidadoMe animo a escribir este articulo motivado por las numerosas situaciones clínicas en las que los pacientes me trajeron su preocupación por el correcto cuidado del bebé. Para apoyarme en una base teórica me sostendré del pediatra, psiquiatra y psicoanalista británico D. Winnicott. Él lo explicaba con el término “madre suficientemente buena” (inicios de 1950). Más acorde con nuestro tiempo os hablaré de “cuidador/es” (en nuestra sociedad serán los padres, familia extensa, cuidadores, …) para sustituir el término madre.

El ser humano nace totalmente inmaduro. Lo que quiero decir con esto es que su supervivencia depende absolutamente del vínculo de los cuidadores. La adaptación activa de los cuidadores a las necesidades del bebé es completa. Existe una dependencia absoluta. Winnicott decía que era una cuestión de devoción más que de inteligencia o de capacidad intelectual de los cuidadores que el bebé integre una buena salud física y mental.

Lo que el bebé necesita, y lo necesita absolutamente, no es ninguna clase de perfección en el quehacer materno, sino una adaptación suficientemente buena, que es parte integral de una relación viva en la que la madre se identifica con el bebé. (Winnicott Ideas y definiciones, 1950)

El bebé durante los primeros seis meses de vida vive en una ilusión de omnipotencia. En este momento, el bebé y su cuidador/a no identifica que es parte de él y que forma parte de la realidad externa. Progresivamente el bebé irá sintiéndose frustrado ante las primeras desilusiones. No quiere decir que el cuidador/a lo esté desatendiendo. Simplemente no puede atender a la totalidad de las necesidades del bebé. De aquí la importancia de no buscar la perfección en el cuidado de los niños. Los cuidadores se equivocan (!ojo!, no conscientemente) y esos errores son los que marcan los límites que ponen fin a la fuente de placer inmediato.

Digamos que en los primeros meses de vida quizá si hay que pecar de algo es de sobrecuidado. Progresivamente el bebé descubrirá que depende de los otros, está dándose de bruces con el principio de realidad. Ser perfectos le crearía una falsa ilusión de omnipotencia que no se puede sostener para un correcto desarrollo. No fallar en nada con tu bebé sería fallar. Pero incido en la idea de que los fallos aparecerán, no hay que forzarlos.

Un ambiente facilitador debe tener calidad humana, no perfección mecánica; por eso creo que la frase “madre suficientemente buena” describe en forma adecuada lo que el niño necesita para que los procesos de crecimiento hereditarios se actualicen en su desarrollo. (Winnicott, Aprendizaje infantil. 1968).

Si se proporciona este marco que he explicado anteriormente, la estructura de personalidad del niño se acercará a aquello que Bowlby denominó “apego seguro”. El niño podrá sentir que se encuentra en un espacio cuidado, de sostenimiento, en el que podrá ir forjando una mente sana.

5 consejos para ser unos padres, “suficientemente buenos” con su bebé

bebé psicólogo

  • Uno. Deja de preocuparte excesivamente sobre si tus cuidados son “buenos o malos”.

    La mejor forma de equivocarte es instalarte en la duda. Acércate al bebé de la forma más natural que encuentres. Si la duda es demasiado grande, apóyate de la ayuda de los profesionales (pediatras, psicólogos…)

  • Dos. Durante los primeros 6 meses no te preocupes porque estés demasiado atento.

    Si hay que pecar de algo en estos primeros meses es de establecer una relación lo más profunda posible con tu bebé.

  • Tres. Poco a poco, los padres, cuidadores, fallamos. No lo hacemos conscientemente.

    A veces, los padres también enferman, se equivocan… No te preocupes. Es lo que el bebé necesita.

  • Cuatro. Cuando sea un poco más grande, establece algunos límites.

    El niño pequeño debe ir interiorizando que los demás también tienen necesidades. Hazlo de manera gradual. Lo que se establece de sopetón, no se suele entender demasiado.

  • Quinto y último. Quiero decirte que seguramente seas suficientemente bueno.

    Si estás leyendo sobre como cuidar el bebé, seguramente desees lo mejor para él. Estarás cerca de lo que en un comienzo he presentado como “cuidadores suficientemente buenos”. Lo sé. No es en sentido estricto un consejo, pero quiero creer que lo que nos motiva a saber más son la curiosidad y las preocupaciones “sanas”.

Fuente fotografía:
Imagen uno. 
Imagen dos.
Licenciado en Psicología, Máster en Psicopatología Clínica por la Universidad Ramón Llull, Máster en Mediación Comunitaria por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster en Intervención Psicosocial por la Universidad de Barcelona. Actualmente compagina la psicoterapia de adultos en su consulta privada con la docencia en el Máster de Practica Clínica Online de la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitiva-Conductual (AEPCCC).
  © Psicólogo ansiedad Barcelona 2016